Crea Inconfortabilidad. Crea Éxito.

Las personas buscan incansablemente estar confortables. Tienen decenas de artefactos que les permiten lavar, hacer café, cocinar y hacer tareas que les hacen la vida más cómoda.

Además, buscan placeres de corto plazo para intentar estar siempre muy cómodos. Queremos la gratificación instantánea reiteradamente. Esto a su vez ayudado por un sistema que abastece de placeres inmediatos para que la inconfortabilidad casi no exista.



La evidencia muestra que el consumo desmedido de alcohol, drogas, remedios, TV y redes sociales no son usadas como algo que realmente guste sino como un paliativo para olvidar por un rato la inconfortabilidad. Al final nos engañamos a nosotros mismos. No queremos estar incómodos, nunca.



El ser humano incluso sacrifica sus objetivos de largo plazo en cuanto se siente inconfortable. De ahí que tantos sueños al inicio de cada año se evaporan antes de los dos primeros meses.



Lo interesante es que si revisamos las vidas de las personas que han logrado crear cosas extraordinarias y triunfar en la vida, nos encontramos con la sorpresa que tienen 4 elementos claves que son absolutamente contrapuestos con la confortabilidad:

1. Se auto imponen situaciones inconfortables sistemáticamente.

2. Viven y bailan con la inconfortabilidad como forma de vida.

3. Saben aprovechar la inconfortabilidad para sacar ventajas a su favor.

4. Usan la curiosidad para gestionar la incomodidad.



Crear, innovar y retar las reglas del juego imperantes es un proceso inconfortable.

Es incómodo salirse de lo establecido, pero es la única manera de abrir paso para producir algo novedoso y hacer cosas que realmente resuelvan problemas importantes y cambien positivamente la vida de las personas.



Como dice Jeff Bezos, fundador de Amazon, “lo que la gente no comprende realmente acerca de Amazon, es que parte de nuestra receta de éxito es atrevernos a estar sumamente incómodos, probar cosas que no tenemos idea si tendrán éxito, y que si no resultan no pararemos de intentar nuevamente otras cosas”.



La incomodidad nace de salirse de la zona de confort, de esa zona donde es poco probable que algo novedoso suceda, que nuevas ideas surjan y que se generen errores que permitan un aprendizaje que force al máximo nuestras capacidades.



Cuando estamos en la incomodidad no solo estamos generando oportunidades de aprendizaje sobre el mundo, sino que también, aprendemos acerca de nosotros mismos. Es la gran oportunidad para saber quiénes somos realmente y en quiénes nos estamos convirtiendo.



La imprevisibilidad y el entrar en lo no conocido es donde encontramos ideas y claves maravillosas. Peter Thiel, co-fundador de Paypal e inversionista dice, “quiero despertar y no saber muchas cosas cada mañana. Tal vez sea en parte porque me gusta el riesgo, empujar los límites viendo lo que va a pasar. Es que cuando realmente te sientes incómodo estás en tu mejor momento. Es cuando creas cosas. Es cuando te conoces. Y es interesante porque cuando no sabes lo que va a suceder a continuación, creo que también te obliga a confiar en ti mismo y en tu equipo como nunca antes”.



Una de las características más importantes de los líderes extraordinarios que quieren cambiar el mundo, es que son capaces de generar una incomodidad inteligente en sus organizaciones. Una incomodidad capaz de generar una retroalimentación próspera que permite poner en jaque los supuestos tanto de la organización, de sus clientes, de sus empleados y del mundo.



Si los líderes esperan un aprendizaje real, pensamiento crítico y cambio, entonces la incomodidad inteligente debe ser usada profusamente. El crecimiento y el aprendizaje son incómodos, de modo que es importante comunicar a los equipos que se sentirán inconfortables constantemente.

Un líder necesita que se sepa que es normal estar incómodo, que es deseable y que se espera de su gente salirse de su zona de confort. Para esto, es necesario que el líder explique a su equipo que no están solos, que deben permanecer abiertos y curiosos para gestionar y aprovechar la incomodidad.



¿Por qué hay pocos líderes extraordinarios? Porque pocas personas están dispuestas a pasar por la incomodidad requerida para liderar. Es incómodo gestionar la incertidumbre. Es incómodo proponer una idea que podría fallar. Es incómodo desafiar el status quo. Es incómodo resistir el impulso de estar cómodo.



Cuando identificas un lugar donde se necesita gestionar la incomodidad, haz encontrado un lugar donde se necesita un verdadero líder. Un líder extraordinario.



Si no te sientes incómoda o incómodo en tu trabajo, es casi seguro que no estás alcanzando tu potencial. Al final un profesional extraordinario crea, crece, innova y cambia el mundo a partir de la incomodidad.



Estar cómoda o cómodo con la incomodidad es una forma de vida y la clave para el éxito.

No te olvides, si te sientes confortable ahora, significa que eres parte del problema.